viernes, 18 de junio de 2010

Fortaleza de Tumpis / Cabeza de Vaca

La Fortaleza de Tumpis es sin lugar el complejo arqueológico más representativo de las antiguas culturas tumbesinas. Era ya conocida por todos los pobladores desde muchos años atrás, pero fue en 1862, que el Dr. Columbus con un grupo de lugareños procedieron a realizar labores de excavación, encontrándose con valiosos hallazgos después de dos meses de intensos y cuidadosos trabajos.El resultado fue el descubrimiento de un largo departamento central, rodeado por muchos cuartos pequeños que se comunicaban mediante un gran corredor. Además, había un gran portal hacia el Este, por donde sale el sol, cerca del cual había algunos arcos muy bien conservados. Las paredes estaban pintadas de rojo y con dibujos que representaban indios y animales. El sitio, evidentemente había sido llenado con arena transportada desde la playa, con el objeto de ocultar los tesoros a los españoles. También se encontraron muchas imágenes, animales y plantas de oro y plata de gran valor así como vasos de brillantes colores y maravillosos diseños. Cerca del lugar se encontró vestigios de casas e instalaciones de desagüe que constituyen las pruebas más visibles de que una gran ciudad ocupó esos lugares.

Más hacia el Sur, una colina parece haber sido destinada para que sirva de cementerio, pues se encontró las clásicas tumbas en grandes aberturas en algunas de las cuales habían restos humanos en posición sentada con la barbilla apoyada sobre las rodillas.Las ruinas encontradas en la zona nos inducen a la suposición que el Templo de Tumbes, fue uno de los más suntuosos de la Nación. El Templo comprendía probablemente una sección principal dedicada al Ser Supremo: el Sol; Capilla para el culto de la Luna, las estrellas, el Arco Iris y el Rayo; otra sección para las deliberaciones sacerdotales y, finalmente, una para aquellos encargados de los servicios religiosos.

El Templo del Sol o Fortaleza de Tumbes como también se le conoce, tenía la forma de una pirámide truncada, muy similar a la de Paramonga, compuesta de tres plataformas, siendo la base de 750 pies de 31 largo por 420 de ancho y en su cúspide se observaban unos salientes que posiblemente fueron destinados como puestos de vigías. Interesante anotar que el Coronel Antonio Alcedo en su "Diccionario Histórico Militar" editado en 1793, con relación a Tumbes decía: "que allí se observan las ruinas del Templo del Sol y una calle de piedra que hizo Túpac Yupanqui, XII Emperador del Perú, cuando conquistó ese país y lo unió al Imperio".

La calle de piedra o el camino era de 8 km y construido con canto rodado, que conectaba el sitio arqueológico con el litoral. En el pasado este camino remontaba el curso del río Tumbes, trepaba los Andes hasta llegar a Loja y luego se empalmaba con el camino de la Sierra, permitiendo así un fácil enlace con el Cusco y con Quito. Esta ruta además de facilitar el comercio interno de la zona, era empleada preferentemente para llevarle pescado fresco de Tumbes al Inca, cuando se encontraba en Quito o Tumibamba. Así mismo este camino se comunicaba con Bocapán y Amotape y se prolongaba hasta unirse con el camino de los llanos, era un camino alterno de éste y era empleado para el transporte de "copé", cuyo uso estaba bastante difundido en aquella época. El copé era el petróleo, que afloraba en forma natural en el suelo, y los antiguos tumbesinos lo empleaban en la impermeabilización de pisos, para la celebración de fiestas y ceremonias, para la preparación de momias y para pintarse sus cuerpos.

Así mismo aparecen en el lugar vestigios de antiguos canales de regadío.- Una de las obras maestras de ingeniería de los tumbesinos de la época pre-hispánica, la constituye el sistema de regadío empleado para poner bajo riego 150,000 hectáreas de terreno, a fin de satisfacer, no sólo las necesidades de una población estimada en 80,000 habitantes, sino también las necesidades de un numeroso ejército que muchas veces tenía que permanecer en la zona.Los referidos canales, generalmente seguían las sinuosidades de los cerros, El Ing. R.A. Destúa en un artículo publicado en "La Crónica" de Lima el 9 de diciembre de 1924, dice; "los incas supieron aprovechar en Tumbes sus extensas tierras de cultivo de inmejorable calidad y con abundante dotación de agua de fácil derivación, como lo comprueban los restos que aún pueden constatarse de los canales en la Huaca del Sol, a corta distancia de San Pedro y de donde arranca un canal que sigue en Línea recta hasta el mar. Es indudable que los extensos terrenos que existen a un lado del río Tumbes fueron objeto de intenso cultivo en aquél entonces, por medio de canales que fácilmente podrían reconstruirse con poco esfuerzo económico".

El complejo arqueológico se ubica a 5 km. de la Ciudad de Tumbes (aproximadamente 10 minutos en auto), en el Distrito de San Pedro de Los Incas y su capital Corrales. Actualmente funciona en este lugar el museo de sitio "Chilimasa", donde se exhiben muestras importantes de la Cultura "Tumpis".

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada