viernes, 18 de junio de 2010

Deporte de aventura en Tumbes

Ubicado en el extremo septentrional del Perú, Tumbes es el departamento más pequeño del país. Su tamaño, sin embargo, tiene muy poco que ver con su diversidad y riqueza natural, considerada por los conocedores como una de las joyas vivientes de América tropical.

Asi mismo desde la plaza se logra una hermosa vista de la Catedral, llamada también la Iglesia Matriz San Nicolás de Tolentino, fue construida en el siglo XVII en estilo barroco por sacerdotes agustinos. Destacan los dos arcos de medio punto, el techo conformado por faldones de dos niveles y las cúpulas en forma de ojiva revestidas con mosaicos. En el interior se pueden apreciar el altar mayor trabajado en madera con aplicaciones, los vitrales con escenas de la vida de Jesús, los Santos y la Virgen y una talla de Cristo cuyos rasgos anatómicos se han logrado con gran detalle.

Al ingresar al territorio tumbesino a través de la carretera Panamericana el viajero se verá inmerso en un mundo de dos dimensiones bien definidas. Una amplia, extensa y azul, dada por el mar que se abre hacia el oeste, y otra, misteriosa y casi desconocida, de colinas y bosques retorcidos, que asoma al oriente. La primera es la que generalmente convoca a los visitantes, quizás atraídos por esas aguas siempre tibias y cristalinas, hogar de grupos de delfines y grandes cardúmenes de peces tropicales.Lo cierto es que la gran diversidad de escenarios de Tumbes hace posible practicar muchos deportes de aventura.

Las playas tumbesinas gozan de una merecida fama en el país. Punta Sal, Acapulco, Punta Mero, Zorritos y La Cruz son las únicas que garantizan un sol radiante todo el año.Zorritos y Punta Sal se convierten en los destinos de miles de turistas que llegan desde todas partes del mundo.Olas excepcionales para el surf (tabla hawaiana), vientos parejos para kitesurf y windsurf y Gran biodiversidad marina, ideal para los amantes del buceo y caza submarina. Cabe destacar que próximamente Punta sal dispondrá de un campo de golf. La asociación empresarial Blue Marlin, compuesta por la cadena de Hoteles Decameron y Nuevo Mundo, anunció la construcción de un proyecto hotelero en Punta Sal que contempla la construcción de 600 habitaciones, piscinas, cancha de golf y salones de eventos, entre otros, con el servicio todo incluido (hospedaje, alimentación, traslados) y prevé ser el primero de este tipo en Perú, lo que ha generado gran expectativa en el mercado. Así mismo para los más aventureros desde Nueva Esperanza y Mal Paso hay posibilidad de sobrevolar este maravilloso litoral norteño en Ala Delta o Parapente.

Si el litoral ofrece sus playas a los surfista, “el mar adentro" es pródigo en especies consideradas como trofeos para los pescadores deportivos: Marlín negro, Marlín rayado, Atún, Wahoo, Dorado, Merlo, entre otros.Hasta estas aguas llegan los pescadores tumbesinos, quienes –armados de rudimentarios arpones de mano– persiguen los cardúmenes en procura de un certero disparo que lleve carne a la mesa. Los hay también que ingresan durante la mañana a bordo de frágiles balsillas y parecen caminar sobre la superficie de las aguas, mientras "pintean" las bajas en busca del gran mero muriqui y el congrio, soberanos absolutos de las profundidades.

Pero no todo en Tumbes mira hacia el océano. A tan sólo unos pocos kilómetros tierra adentro se abre un mundo completamente diferente, marcado por suaves montañas y quebradas donde ríos de arena serpentean sin prisa durante décadas. Es por aquí por donde discurre, caudaloso y sereno, el gran río Tumbes. Sus aguas de color chocolate, cargadas de sedimentos, sirven de límite no sólo al Perú y Ecuador, sino también a dos áreas naturales protegidas por el Estado: la Zona Reservada de Tumbes y el Parque Nacional Cerros de Amotape. El recorrido de este río, plagado de rápidos y paisajes de ensueño, lo convierte en un atractivo de gran interés para los amantes de los deportes de aventura. Fue recién a mediados de 1996, que una expedición de jóvenes viajeros peruanos recorrió las secciones nunca exploradas de su curso.Este río es el más caudaloso de la costa y su temporada es de mayo a octubre. También en la Reservada de Tumbes y el Parque Nacional Cerros de Amotape se practica el Ciclismo de Montaña y Trekking, los cuales podrán colmar las máximas expectativas para los amantes de estos deportes.

1 comentario :