viernes, 18 de junio de 2010

Ecología en Tumbes

No sólo de playas vive el turista que visita Tumbes. Tierra adentro, allí donde no llega la brisa marina, un paisaje fascinante e inusual espera a los visitantes. Se trata de la Reserva de Biosfera del Noroeste, nombre con el que los científicos denominan a tres ecosistemas distintos pero convergentes: el bosque tropical del Pacífico, el bosque seco ecuatorial y los manglares, que albergan variedades de flora y fauna únicas en el mundo. Un paisaje que sólo se puede ver en el Perú, pues al otro lado de la frontera los ecuatorianos han colonizado la zona, devastando todo el paisaje tropical.

Esta reserva nacional ocupa casi la mitad del territorio del departamento de Tumbes y el extremo norte de Piura, y está constituida por el Bosque Nacional de Tumbes, el Parque Nacional Cerros de Amotape y el Coto de Caza El Angolo, con una extensión total de 230 mil hectáreas. A esto se suma el Santuario Nacional Los Manglares de Tumbes, un sistema ecológico que sólo se ve en esta parte del Perú.


El río Tumbes atraviesa la Reserva forjando un paisaje sin igual. Por un lado la selva frondosa con una flora y fauna que semeja los bosques amazónicos, y por el otro margen el bosque seco con su paisaje desértico y sobrecogedor.

Es así como los turistas podrán recorrer selvas tropicales que llegan hasta la orilla del mar, cursos de agua que se secan durante el estiaje formando pozas - jagüeyes- donde sobreviven una enorme variedad de peces y crustáceos; parajes casi desérticos donde sólo la sombra de los algarrobos permite escapar del calor o el espectáculo de las raíces y ramas de los manglares sumergidos en las orillas del mar.

Por si fuera poco, la Reserva de Biosfera del Noroeste cuenta con una fauna única en su género: caimanes, iguanas, pumas, gatos silvestres, osos hormigueros, boas, armadillos, monos, venados, loros, palomas, halcones y otras especies que dejarán satisfecho al turista más exigente.

F

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada